martes, 17 de febrero de 2009

El 6 de este mes murió mi abuela Claudia.
De niño solía quedarme despierto por horas imaginando que haría sin los seres amados, era insomnio que aterrorizaba, lloraba y no me dejaba en paz la idea de que alguna vez los tenia que ver partir si yo no me iba primero. Clau era la que más me dolía, supongo que por ser ya mayor y también la que más quiero.

Hace 6 años fue cuando le detectaron el cancer, fue la primera vez que veía esa palabra de cerca y no en comerciales de cigarros o en campañas de salud. Al principio solía ver el cancer en mi abue pero ella no nos dejaba por ningún motivo leerla en su ser y es que a pesar del dolor agudo que podría haber estado sintiendo, siempre lo camuflajeaba con alguna sonrisa sutil o un disimulo de sueño, con su armonía de toda la vida. En esa época me dolió verla así, con sus brazos delgados, esos que antes cargaban pesas de 5 kilos todos los días al despertar. Por las quimios perdió cabello y mi ma' la rapó, me gustaba como se veía, usaba un turbante rojo que la hacia ver mística y elegante. A pesar de que ella tenia pinta tranquila, yo al verla y platicar con ella sentía la frustración que tenia de estar confinada una cama después de haber caminado tanto por su Orizaba.

Solo le habían dado 3 meses, hace 6 años.
Y en todo ese transcurso muchas cosas cambiaron, le creció el cabello de nuevo (en lugar de brotar cano, era gris oscuro) ella parecía que se acostumbraba al dolor, pero recalco: solo era apariencia. El dolor que sentía era suyo y no quiso hacerlo de los demás, aunque era inevitable la empatía en nosotros. En esos años yo pase largos ratos junto a su cama, acostado en la alfombra, platicando de los días presentes, pasados y futuros, escuchando discos que le ponía, comiendo dulces, simplemente compartiendo. Me decía que ya quería irse, me platicaba todo lo que sentía, sus dolores, me hubiera gustado compartir también con ella, aunque sea a ratos, parte de su dolor para que se sintiera mejor por unas horas. Ya no pensaba como en mi infancia, no me aterrorizaba la idea de que se fuera, la aceptaba con sonrisa quebrada y cuando empezaba a hablar de sus ganas desertoras yo solo le decía que me viniera a jalar las patas de vez en cuando.

Cuando nos despedíamos, yo siempre regresaba a su cama corriendo a abrazarla de nuevo, varias veces, en lo que mi familia se despedía y mi madre se ponía a platicar de nuevo, regresaba porque sabia que ella estaba ahí y no quería irme sin aprovechar que podía hacerlo, una y otra vez. Ya cuando era hora definitiva de irme solo le gritaba -¡Nos vemos!- y ella respondía tambien - Nos vemos mijo-, las ultimas veces ya no quise gritarle eso porque la única razón por la que lo hacia era por mi miedo de no verla otra vez, me sentia bien que respondiera que nos volveriamos a ver, me reconfortaba ese pacto. Al final, solo un -Gracias, te amo- le susurraba al oido y sus ojos se rasgaban (cuando lloraba así eran sus ojos, orientales).

Ahora que ya se fue y que yo la amo y me amó y compartimos la infinidad que nos correspondía y quedo conmigo su ejemplo y que puedo hablar con ella en mis adentros, soy feliz de haber tenido a una abue, así como Clau.

lunes, 16 de febrero de 2009

Huelo a ti.



mmm-pap!

domingo, 15 de febrero de 2009

El colonote...


...ha de tener buena digestión vehicular.




(Remate de batería en un bar de pésima muerte)
Tome un breve rato para respirar, exclusivamente eso, sentir los pulmones, el oxigeno tomado, el dióxido desechado, al diafragma dejando entrar al aire a través de la traquea, todo ese proceso vital. Luego puse color a los diferentes gases, azules, rojos, morados, negros y como es vieja costumbre, a los fétidos los visualicé verdes, como no quise volverlos asunto trillado, fueron dorados, entonces leí la ultima entrada de Ponx y aquel elevador relucía de oro, algo hermoso para la vista y devastador para el olfato.



Conozco a alguien que cuando se percata de estar respirando, le empieza a doler el pecho.
Ah ese alguien.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Un buen día me gustaría despojarme de mi cara, mi closet, de los alimentos seguros en la despensa o el refrigerador, de mis zapatos, mi cama, mis discos, de la educación que he recibido hasta ahora, del confort con el que vivo, de los mosaicos de mi casa, de mi crianza. Que quede claro, no es reproche o queja alguna de mi posición. No importa que tal vez todo aquello sean ensambles perfectos vistos desde lejos o que pudiera ser que conduzcan a destinos de revelación y gloria. Si pudiera hallarme sin todo eso, sería feliz o lo que es mejor, podría sentir eso que ni en letras ha sido dicho a la tierra.

jueves, 5 de febrero de 2009

vg

Que demonios tengo que decir que valga la pena. Podría decir que dentro de mi cabeza hay inquietantes si no es que entretenidos twists, zucaritas, relatos intrigantes o algunas palabras cargadas en brazos de la retórica que, desde la comodidad del asiento donde se encuentre hicieran surgir alguna sensación de redención modesta haciendo de este al menos un buen minuto de ocio.


Pero ya cheque y hoy no.


Pero goei...
¡tengo fotos!

La primera es la peor imagen de la virgen que haya visto en mi vida, oficialmente.
Se me ocurrieron muchos títulos y no me decidí por uno solamente, llamaremos a la virgen simplemente vg.
Entonces, las opciones de las v.g.'s (bee gees)* son:
-
a) VG al finalizar ardua jornada en la basílica y no mamar, después de estar ahí arriba todas esas horas se justifica su imagen al final del día.
-
b) teen VG en los 60's, al final de Woodstock.
-
c) VG al leer esto.
d)VG no le dió risa.
e) VG ya me acusó.
f) VG enojada de nuevo, Dios si tiene sentido del humor.
-
g) VG, te quiero.


Y vivan su sensualidad, ex caballeros:

*si no se pronuncia así la v en ingles, no me importa, es mi chiste malo no suyo.

JA

domingo, 1 de febrero de 2009

Que abandonado está esto (a está y a esto les da gusto trabajar de hombro a hombro y es que siempre que se les da esta oportunidad, ellos lo toman como aire fresco para su matrimonio de plata) pero a petición de la lampara de la foto de arriba y del ornitorrinco que me ve fijamente en pesadillas dandome premisas del fin del mundo, prometo escribir más seguido aquí.


you better...